Concurso Roscón de Reyes 2014

Ignacio Álvarez

Ganador del Concurso 2013-2014

Inés Borromeo, repostera de Sangüesa, disfrutó del viaje a Colonia (Alemania) pese a no haberse alzado con el primer premio.  De forma sorpresiva, el ganador de las dos pasadas ediciones, Ignacio Álvarez, solicitó en el acto de la Fiesta de Clausura un  intercambio de premios entre el primer y segundo clasificado. De esta forma, Inés pudo viajar con su marido a Alemania.

“La cesión del premio es síntoma de buena persona”

¿Cómo viviste el momento cumbre del intercambio de premios? La verdad es que me puse muy nerviosa. Yo estaba tan  tranquila con mi premio de pan gratis durante un año, cuando veo que coge el micrófono el primer clasificado y propone un  cambio de premios. Por inercia, me puse de pie pero luego dudé. Entonces, tanto mi hija como mi marido me dijeron: “Sí, sí,  acepta, no lo dudes”. Yo creo que dudé en el momento solo por los nervios.

¿Qué te pareció el gesto de cesión del premio de Ignacio?

Me pareció de una buena persona y, más tarde, lo he podido corroborar porque he estado en contacto con él. Es más, antes de  viajar a Colonia hablé un poco con Ignacio para que nos diera alguna información sobre el destino. Cualquier persona no hubiera  hecho semejante acción.

¿Cómo fue la experiencia del viaje a Colonia?

Para no olvidar, aprovechamos muchísimo el fin de semana. Nos encantaron los monumentos importantes como la catedral pero, sobre todo, debido a mi profesión de repostera, nos gustó la visita que hicimos al museo del chocolate. Lo pasamos muy bien,  tanto mi marido como yo volvimos encantados de la experiencia.

Cuéntanos un poco cuál es tu historia con el Roscón de Reyes, ¿desde cuándo llevas cocinándolos?

En torno a quince años llevo cocinando roscones aunque, también hay que decirlo, como repostera siempre he estado muy ligada a este mundo. La primera vez que hice un roscón, lo dejé en el horno cogiendo volumen y nos fuimos por ahí. Cuando volvimos,  aquello era un desastre. Y, por supuesto, el roscón estaba más duro que una piedra.

¿Cuántas veces te habías presentado al Concurso Roscón de Reyes?

En total llevo unas cuatro ediciones. La primera vez te presentas por probar, tener una experiencia más y, sobre todo, por la  ilusión que hace. Pero, año a año, vas cogiéndole gustillo y, al final, se convierte como en una tradición.

¿Cómo te enteraste de la existencia del concurso?

La verdad es que fue muy curioso. Un 3 de enero estaba cocinando dos roscones para la familia mientras mi marido leía un periódico, no sé porqué, del año pasado y se fijó que había un concurso de roscones en Pamplona cada cuatro de enero. Tanto mi  hija como mi marido me animaron a que probara aunque, en realidad, no sabíamos si seguía existiendo el concurso. Llamé a mi  hermana a las diez de la noche del día antes de la presentación de los roscones y quedamos para ir al día siguiente a Pamplona.  Y, menos mal, que seguía vivo el concurso. Además, ese año gané el segundo premio. Imagínate…

Vayamos a la edición del año pasado, ¿cómo transcurrió el cuatro de enero?

El roscón lo cociné la víspera del concurso porque por la mañana tenía que trabajar. Por lo tanto, decidí apurar al máximo el  horario, empecé a las diez de la noche y acabé entre la una y dos de la mañana. Al día siguiente, trabajé y salí con el tiempo justo  para ir a casa, coger el roscón y llevarlo a Pamplona.

¿Cómo recibiste la noticia de que habías quedado segunda entre los 18 roscones presentados?

Fue una sorpresa increíble. Estaba en casa de mi madre y comencé a brincar como una loca por la casa. Al final, nunca piensas  que vas a ganar aunque ya había ganado segundos o terceros premios un par de veces antes. Cada victoria, en cierta forma, ha  sabido de una forma diferente.

Si se puede decir, ¿qué secreto tiene tu roscón?

La verdad es que estoy en todo el proceso pendiente de cómo va el “roscón”. Muchas veces me suelo sentar en una banqueta  enfrente del horno y me dedico a mirar cómo va cogiendo volumen poco a poco. Sin duda, le dedico mucho tiempo y atención a  cada roscón. No lo pierdo de vista.

INGREDIENTES para dos “roscones”:

  • 150 gramos de azúcar
  • Piel de medio limón y media naranja
  • 150 gramos de leche
  • 40 gramos de levadura
  • 100 gramos de mantequilla
  • 2 huevos
  • Media cucharadita de sal
  • Dos cucharadas de agua de azahar
  • 550 gramos de harina de fuerza
  • 1 huevo (para pintar)
  • Frutas escarchadas

ELABORACIÓN:

Rallar la piel de limón y naranja. Templar la leche y añadir el azúcar, las ralladuras, la levadura, la mantequilla, los huevos, el  agua de azahar y la sal. Mezclarlo con la harina y amasar un buen rato. Poner el amasado en una fuente tapada con un paño y  esperar a que doble volumen. Después, dar forma de roscón en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal y colocar las  frutas escarchadas e introducir al horno a 50 grados hasta que doble otra vez.

Sacar del horno, pintar con huevo e introducirlo, otra vez, a 150 grados durante 15-20 minutos. Una vez frío, rellenar con nata  montada y listo para comer.