Concurso Roscón de Reyes 2009

VICENTE PASCUAL

Ganador del Concurso 2008-2009

Vicente Pascual fue el ganador del primer premio del 8º Concurso Roscón de Reyes, en la edición convocada en 2009. Era el segundo año que se presentaba y ya el año pasado apuntaba maneras, ganando el segundo premio.

Para Vicente, participar en el Concurso Roscón de Reyes es una oportunidad única para colaborar con todo lo que tiene que ver con la Navidad ya que, como bien apunta “me presento por que realmente me gustan las navidades”.

Su vínculo con los roscones y la restauración en general viene desde hace mucho tiempo atrás. La idea de presentarse al concurso de Roscón de Reyes empezó casi por casualidad, ya que su cuñado –visto el arte que tenía cocinando platos tradicionales y repostería– fue quién le animó a que participase.

Fue así como empezó el reto para Vicente. Aceptado el reto vinieron las pruebas culinarias, y su familia encantada. Lo primero que hizo fue hacerse con una receta de su cuñada y añadirle algunos cambios. Una vez con la fórmula mágica ya definida, empezó a preparar roscos de nata, de crema, vacíos…etc.

Aunque cree que lo ideal es mantener la tradición del roscón de toda la vida, con nata, no le parece nada mal que se innove en la cocina y él no se queda atrás. Pese a que aboga por el uso de ingredientes tradicionales, y más sabiendo que en el concurso se tienen muy en cuenta, no se olvida de algunos menos habituales. Así, los roscos de Vicente saben a: harina, levadura, azúcar, huevos, mantequilla, agua de azahar…y también a ralladura de limón, de naranja o incluso de mandarina.

No le gustan los licores dulzones por lo que suele usar siempre licores más secos. Pero el secreto de su receta no está en ningún ingrediente, si no en la elaboración de la masa, “ya que la fermentación y el amasado son muy importantes”. Por eso, para conseguir que la masa tuviese una frescura especial y una textura sin igual, el año pasado se levantó a las 4 de la mañana para prepararla y así poder presentarlo al concurso fresquísimo. Este año, que se volverá a presentar, no será para menos, ya que pretende que la masa tenga aún más frescura, por lo que intuimos que madrugará mucho más.

Para Vicente otro de los aspectos más importantes a cuidar, es la calidad de la nata, por lo que siempre procura usar nata para montar de la máxima calidad. Según nos cuenta Vicente, una de las características imprescindibles que debe tener todo Roscón ganador es que “no tiene que ser empalagoso”. Con el “apoyo moral” que le brinda su mujer, Idoia Astrain, este año también intentará sorprender al jurado con un roscón bastante parecido al del año pasado.

En 2009 también se esmeraron en la elaboración del Rosco Inés Borromeo de Samgüesa, que obtuvo el segundo premio, consistente en “Pan del día gratis para todo el año, así como la pastelería para sus celebraciones”, y Nati Donamaría de Ansoain, tercera en el podio, que ganó una comida o cena para dos personas en el Restaurante Europa.

Gracias a ganar el primer premio del concurso disfrutaron de un fantástico viaje a la ciudad alemana de Colonia (Köln, en alemán). Vicente e Idoia disfrutaron del viaje con doble ilusión, ya que lo aprovecharon para celebrar sus 10 años de casados.

Colonia les pareció una ciudad “muy bonita, ordenada y muy limpia”. La Catedral de Colonia, que a la tardes emite un color rosáceo, está situada en el centro de la ciudad, junto al Rhin. Dicha Catedral se empezó a construir en 1248 y se acabó en 1880. Como bien comentaban Vicente e Idoia, “la catedral es colosal, no habíamos visto ninguna igual”. Y no es para menos, ya que cuando terminaron de construir las torres fue la catedral más alta del mundo, con 157 metros.

Actualmente es la segunda catedral gótica más alta del mundo, después de la de Sevilla. Esta majestuosa catedral alberga, desde 1164, las reliquias de los Tres Reyes Magos de Oriente, dentro de un sarcófago de 350 kilos de oro, plata, piedras preciosas, esmaltes y figuras de marfil. La pena fue que, cuando Vicente e Idoia visitaron la catedral, se celebraban muchos actos religiosos y no les permitieron acercarse hasta el sarcófago. Pero de lo que sí pudieron disfrutar fue de “la paz total que impregnaba toda la Catedral”.

Aprovechando el viaje, visitaron también el museo Romano y el de Arte Moderno y, por supuesto como buenos aficionados a la gastronomía, sobre todo Vicente, probaron diferentes platos, cervezas y hasta salchichas de medio metro de largo.

Y nos dejaron claro también lo qué iban a pedir a los Reyes Magos; salud para toda la familia y el poder presentarse durante muchos años seguidos al concurso.  Pero seguro que también pedirán mucha suerte para volver a ganar otra ver el primer premio y así poder seguir disfrutando de todas las maravillas de la ciudad de Colonia.