II Concurso de cortometrajes realizados en video «La noche de Reyes»

PRIMER PREMIO dotado con 400 euros y trofeo, a la producción titulada “Reyes de Barrio” del realizador Donald Navas.

Ha pasado un año y ya está en marcha la tercera convocatoria al concurso.

El salto cualitativo de los trabajos entregados en la pasada edición, ha animado a los responsables de la Asociación Cabalgata Reyes Magos a seguir fomentando este tipo de actividad creativa y, haciendo caso de la sugerencia del jurado, aumentar la dotación económica de los premios.

Pretendemos con ello animar a todos los aficionados a la realización de documentales y cortometrajes para que presenten un trabajo videográfico original sobre la noche más mágica del año y sus protagonistas: Los Reyes Magos.

¿Qué es lo que tiene en cuenta el jurado? Sobre todo la originalidad del guión y su realización y en un segundo plano la calidad técnica y los medios empleados.

Recordamos que en la primera edición se premiaron dos trabajos: uno realizado con un gran sentido del humor en el que se ponía de manifiesto la competencia que había entre Papa Noel, el Olentxero, los Reyes Magos y Santa Claus. El jurado quiso premiar también un relato de Navidad realizado íntegramente en la difícil modalidad de la animación con plastilina y que en la entrega de premios llamó la atención la poca edad de los realizadores.

El trabajo ganador del año pasado, realizado con una gran calidad técnica, nos llevaba a sumergirnos en el amor y el recuerdo: La soledad de la viudez, los anillos de boda y los Reyes Magos forman parte de una estructura narrativa actual, a la vez que poética, que deja en el espectador todo un círculo de buenas vibraciones

I Concurso de cortometrajes realizados en video «La noche de Reyes»

PRIMER PREMIO dotado con 400 euros y trofeo, a la producción titulada “Gracias” del realizador Aitor Ortiz de Felipe.

Entrevista al ganador del I Concurso, Aitor Ortiz de Felipe

Ha pasado un año y ya está en marcha la tercera convocatoria del concurso. El salto cualitativo de los trabajos entregados en la pasada edición ha animado a los responsables de la Asociación Cabalgata Reyes Magos, en colaboración con Diario de Navarra, a seguir fomentando este tipo de actividades creativas. Y, además, haciendo caso de la sugerencia del jurado, a aumentar la dotación económica de los premios.

El trabajo ganador del año pasado, realizado con una gran calidad técnica, nos llevaba a sumergirnos en el amor y el recuerdo. La soledad de la viudez, los anillos de boda y los Reyes Magos forman parte de una estructura narrativa actual, a la vez que poética, que deja en el espectador todo un círculo de buenas vibraciones.

Entrevistamos al ganador del Segundo Concurso de Cortos de la Cabalgata Reyes Magos de Pamplona, Aitor Ortiz de Felipe. Su cortometraje titulado “Gracias” obtuvo por unanimidad el primer premio por parte del jurado. Aitor también es aficionado a los belenes y, en el año 2012, consiguió el Premio Especial que otorga la Asociación de Belenistas de Pamplona. Aitor nos cuenta su experiencia.

¿Cómo se enteró del Concurso de Cortos de la Cabalgata?

Gracias a un cartel que vi en el Mercado del Segundo Ensanche. Ya me habían comentado algunos compañeros algo sobre este Concurso pero creía que requería más especialidades (cartas, roscos, fotografía, etc). Pero, una vez visto el cartel, supe que podía ser una buena oportunidad.

¿Qué expectativas tenía al presentarse?

Mentiría si dijese que pocas; mi intención era ganar. Cuando te presentas a un concurso de este tipo lo que quieres es hacerlo lo mejor posible. Pero cuando entregué el corto final a la organización supe que el trabajo estaba bien realizado. Sabía que iba a tener opciones.

¿Cómo fue el proceso de creación de la idea?

Siempre que vamos a realizar un corto seguimos unas mismas pautas. Nos juntamos unos 10 amigos en una cafetería y vemos qué podemos hacer. Cada uno aporta su idea al proyecto y, al final, vemos cuál nos convence más. Una vez que hemos elegido una idea principal vamos puliendo poco a poco todo lo que envuelve a un proyecto de este tipo.

¿Difiere mucho la idea original del trabajo final?

Nunca es igual la idea original del resultado final. Y, en este caso, no iba a ser menos. La idea sufrió cambios que son normales en todo proyecto. Lo difícil en un cortometraje es obtener la simpleza: conseguir en pocos minutos transmitir la idea que quieres. Tienes un límite de tiempo y debes jugar con las escenas para conseguir un buen corto.
¿Cuánto tiempo emplearon para realizar el cortometraje?

Desde que surgió la idea hasta el día que lo entregamos a la organización transcurrió un mes. No es lo normal, la mayoría de cortos suelen costar mucho más tiempo. Fueron unas jornadas frenéticas realizando muchas llamadas y con mucho trabajo. Me gustaría destacar a Ester Iriarte y Fran Schulz, encargados de Producción, ya que fue vital para el éxito del cortometraje. Sabíamos que teníamos poco tiempo, así que diseñamos el corto para realizarlo rápido pero bien. En el reparto pudo contar con Pilar Munárriz, actriz navarra con una dilatada carrera.

¿Cómo fue la experiencia?

Fue un privilegio poder contar con Pilar, una de las grandes del teatro en Navarra. En cierto modo, lo difícil fue convencerla para que participara en el proyecto. Una vez conseguido, fue fácil trabajar con ella. Además, era espectacular verle trabajar durante tantas horas seguidas sin quejarse. Una auténtica profesional. Todo el cortometraje se desarrolla en una casa,

¿Por qué la eligió?

Elegimos esa casa porque es muy fotogénica. Desde que fuimos a visitarla a Artariáin nos encantó. La casa tiene muchos ángulos para los planos y, además, es muy cómoda para grabar. Tuvimos que recorrernos muchos pueblos hasta encontrar la casa idónea. Al final, un amigo, Íñigo Monreal, me dijo que su padre tenía una casa que me podía servir. Cuando la vi supe que era perfecta.

¿Hubo algún imprevisto en el rodaje?

La verdad es que como diseñamos bastante bien el proyecto hubo pocos cabos sueltos que pudieran dar problemas. El rodaje duró exactamente 16 horas, desde las 8 de la mañana hasta las 12 de la noche. Fue una jornada intensa, pero suele ser algo habitual en este tipo de grabaciones.

¿Disponía de muchos medios para realizar el cortometraje?

Me imagino que algunos dirán que sí y otros que no. En realidad, la gente se confunde al pensar que se necesitan grandes medios para poder grabar cortos. Hoy en día, con una cámara simple se pueden hacer grabaciones muy serias. La cuestión es trabajar duro para sacar el proyecto adelante. Una vez grabado el corto,

¿Seguía teniendo las mismas ambiciones que al principio?

Desde un principio nos gustó el resultado final. El único problema que tuvimos en el montaje final fue el tiempo. Sabíamos que teníamos el límite de cinco minutos impuesto por las bases del Concurso, pero la cadencia del rodaje nos llevaba a un montaje final de 8 minutos. Al final, pudimos encajar bien todo para cumplir con las reglas del Concurso.

¿Qué mensaje intenta transmitir?

La idea con este corto era intentar fomentar que los regalos de los Reyes Magos no tienen porqué ser materiales. A los niños se les ha educado de una forma un poco consumista y avariciosa. De esta forma, quería desligar un poco la imagen de los Reyes Magos con los regalos materiales. Es una forma de resaltar todo lo que envuelve a esta festividad, no sólo los regalos. Algo que sorprende en el corto es que los Reyes Magos van vestidos de calle,

¿Por qué lo decidió así?

Sobre todo fue porque no queríamos que apareciera la imagen típica de los Reyes Magos. Nos pareció una buena oportunidad para hacerlos más cercanos; intentar, de alguna forma, humanizarlos. Me pareció una idea atrevida y rompedora. A su vez, también era una forma de hacer ver cómo vería la señora protagonista del corto a los Reyes Magos. Una vez publicado el fallo del jurado, tuvo lugar la ceremonia de entrega de premios.

¿Qué le pareció?

Me sorprendió gratamente. Realmente estuvo muy bien montada y me gustó mucho. Se celebró en el Hotel Tres Reyes y tuvo, además, una repercusión muy buena. Seguro que hay gente que está pensando presentarse al Concurso,

¿Qué les diría para animarles?

Les diría que es un concurso bonito. Y si a la primera no lo consiguen que no se desanimen. Sobre todo, me gustaría animar a que participaran los niños. Es una buena forma de devolver con un regalo la felicidad que traen cada año los Reyes a Pamplona. En definitiva, una buena forma de darles las gracias.